My PADI. My Ocean. My Hope.

drew_richardson

Durante cinco décadas, PADI ha cambiado vidas y ha dirigido la comunidad de buceo. Al principio, sólo los buceadores sabían quién era PADI®. Más tarde, PADI fue reconocida por el público general. Lo que ha ocurrido en los últimos años es todavía más extraordinario.

PADI se ha convertido en sinónimo de buceo autónomo. Los clientes no sólo piden ir a bucear– según ha informado Rod Punshon, de Pro Dive Cairns, el primer dive center del mundo en emitir 100.000 certificaciones, “Los usuarios dicen, “Quiero my PADI”.

Increíble. ¿De dónde vino este reconocimiento de la marca? Sí, Las Oficinas Regionales de PADI utilizan relaciones públicas, internet y publicidad para reclutar continuamente nuevos buceadores (más de un millón de impresiones en 2015) y enviártelos a ti y a tus compañeros Miembros PADI. Pero durante nuestros 50 años, hemos emitido juntos más de 24 millones de certificaciones PADI a buceadores que difunden estas impresiones de boca en boca sobre la calidad sin igual de los programas PADI y la profesionalidad inigualable de los PADI Instructors, Assistant Instructors, Divemasters y Dive Centers y Resorts que los dirigen. Gracias, en parte, a esta fuerza multiplicadora, la familia PADI introduce en el buceo alrededor de un millón de personas al año.

Eso significa casi dos por minuto. Debido a que “Yo quiero mi PADI,” vives una vida extraordinaria introduciendo personas al estilo de vida del buceo. Es un privilegio y una responsabilidad porque supone más que un mero negocio el crear buceadores capacitados y seguros. Se trata de inculcar en millones de exploradores y aventureros subacuáticos la pasión y el amor por el mundo subacuático. Se trata de hacer del océano algo personal – my ocean. Eso es “my ocean,” al igual que “dejar de verter ocho millones de toneladas de plástico al día en mi océano.” Y al igual que “Dejar de matar a 10.000 tiburones cada hora en mi océano”. Y también “Sanar las 500 zonas de muertes causadas por humanos en mi océano.”

Los océanos se encuentran asediados, pero han salido miles de buceadores como sus más firmes defensores. Esto es lo que hacemos. Ayudamos y defendemos, porque podemos y porque nos importa.

La supervivencia de mi océano – de tu océano – exige que la tribu PADI sitúe la conservación al frente al tiempo que comprometemos a los buceadores y al mundo. Esto depende de todos nosotros – de tus acciones y de las mías –, unir a los buceadores en una fuerza global que ejerza presión contra los vertidos en el océano, la destrucción de manglares, el finning del tiburón, la sobrepesca y otro gran número de amenazas. Juntos, podemos preservar y proteger nuestros océanos para el futuro, mientras los exploramos y lo disfrutamos.

Gracias al reconocimiento de PADI, a su tamaño y alcance, no hay otro grupo mejor posicionado para hacer esto (y si no lo hacemos nosotros, ¿quién lo hará?).

Unidos, estamos listos para alzarnos y dirigir a otros 25 millones de Buceadores PADI que prestarán sus voces, votos y energía al cuidado del océano. Con su palabra de boca en boca, nos ayudarán a conseguir otros 25 millones que harán lo mismo, y así sucesivamente.

Aquí es donde tengo puesta mi esperanza. La familia PADI, unida, puede hacerlo, y lo haremos.

Por Drew Richardson, CEO, PADI

The post My PADI. My Ocean. My Hope. appeared first on PADIProsEurope.